Reminder: You are currently impersonating {{userSessionData.email}}.

HAY MÚLTIPLES PRINCIPIOS BÍBLICOS QUE LLEVARON A LA CREACIÓN DE ESTA SERIE:

1. EL DISCIPULADO ES PROGRESIVO.

Estamos caminando hacia algo – la madurez. El discipulado no es un caminar sin destino. Cada estudio se edifica sobre el otro.

2. EL DISCIPULADO ES RELACIONAL.

En las Escrituras, los discípulos de Jesús se llaman seguidores. Esto, al mismo tiempo, es figurativo y literal. Para que una persona se convierta en un discípulo maduro debe caminar junto a la persona que la está discipulando. En el camino hacia la madurez espiritual el discípulo ve el estilo de vida y las prácticas de la persona que la está discipulando, le hace preguntas importantes y aprende las habilidades específicas, las verdades y los principios que el discípulo ejercitará durante toda su vida.

3. EL COMPROMISO ES NECESARIO.

"Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado" (Mateo 28:19-20a). cómo dijo Jesús, hemos de enseñar a quienes estamos discipulando a obedecer lo que se nos manda. El mayor crecimiento se produce cuando un discípulo aprende lo que se manda en las Escrituras y él/ella lo pone en práctica. Por eso encontrará, al final de cada sesión de la serie El Caminar del discípulo, un conjunto de expectativas que el discípulo se compromete a lograr entre sesiones. Al comenzar la siguiente reunión, habrá un tiempo para procesar lo experimentado.

4. LOS DISCíPULOS HACEN DISCíPULOS.

Cuando Pablo le escribió al joven Timoteo, alguien a quien el mismo Pablo había discipulado, hizo esta declaración en su carta: "Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros" (2 Timoteo 2:2). Pablo creía que un formador de discípulos debe discipular a alguien que a su vez discipulará a otra persona que también discipulará a otro. Es un proceso continuo. La serie El Caminar del discípulo se creó con este principio en mente. El objetivo de todo formador de discípulos debe ser que la persona discipulada utilice a continuación esta serie para discipular a otra persona. Mediante el uso de estos mismos recursos, hasta el discípulo con menos experiencia se sentirá cómodo haciendo el trabajo de discipulador, un rol tremendamente importante, aunque a veces sea intimidante.

El Comienzo les encantó a nuestros grupos de discipulado al llevar a creyentes nuevos e inmaduros a seguir a Cristo. Es sencillo y permite que cada participante se involucre en un estudio interactivo de la Palabra de Dios.

Loading…